Mas de 200,000 enlaces a la prensa Cubana . Miles de visitantes diario. Necesitamos un servidor mas fuerte. Ayudanos por favor.


La doble sesión como régimen carcelario en la educación secundaria

Yenisel Rodríguez Pérez

Estudiantes cubanos. Foto: Caridad

HAVANA TIMES — Cada año se incrementa el trato carcelario a los estudiantes cubanos de todas las edades. A los estudiantes primarios se les expone a un adoctrinamiento feroz, a los universitarios se despolitiza y a los estudiantes técnicos se les trata como a delincuentes.

La doble sesión en la educación secundaria forma parte de dicho tratamiento carcelario. Es un régimen escolar que obliga a los estudiantes a permanecer cerca de ocho horas dentro de una misma aula. De esta manera se les secuestra la posibilidad de socializarse de manera autónoma en los espacios públicos de la ciudad en horario diurno. Una vez más la escuela se suma a la estructura represiva del autoritarismo burocrático.

A principio de este siglo comenzaron a eclosionar pandillas en los centros urbanos de todo el país. La mayor parte de éstas estaban integradas por estudiante secundarios. En aquellos momentos la gran mayoría de los estudiantes preuniversitarios permanecían internados.

Los adultos y los burócratas se aterrorizaron al ver como la calle se “atomizaba” en horario laboral con la carcajada desafiante de estos adolescentes. La doble sesión fue la solución que encontraron al problema.

Aunque la intención de purificación social de la doble sesión se mantiene oculta, se hace evidente a todas luces el contenido antieducativo de la misma.

Hoy la disminución del gasto social ha obligado al Estado cubano a eliminar casi por completo los internados preuniversitarios. Esto reduce la eficiencia carcelaria de la doble sesión de la educación secundaria. Ahora las calles son “tomadas” por adolescentes de 15 a 18 años. Muchachos de mayor compostura física y más radicalizados en la negación de la demagogia oficial y el autoritarismo estatal.

Los presupuestos no alcanzarán para extender la doble sesión a los recién fundados preuniversitarios no internados. Ya se hace insostenible el costo de la merienda escolar que se ofrece en las secundarias para retener a sus estudiantes.

Los conflictos acumulados emergerán intensificados en cualquier momento. Sobre todo cuando se enfrentan de manera tan ineficaz e irresponsable. Un Estado autoritario en retirada implica grandes costos sociales. La experiencia carcelaria que viven actualmente los estudiantes secundarios cubanos es una muestra de dicho costo.

Solidaricémonos con ellos.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *