Mas de 200,000 enlaces a la prensa Cubana . Miles de visitantes diario. Necesitamos un servidor mas fuerte. Ayudanos por favor.


Benny Moré: un sueño que no duerme

Benny Moré: un sueño que no duerme

Si a Rita Montaner, por su incomparable ejecucíón de los géneros cubanos, se le nombró La Única, al cantante y compositor de música popular Benny Moré hay que denominarlo El Único, El Mejor, El Cubano, y todavía los epítetos quedarían cortos para su talla.

Maximiliano Moré sintetizó como nadie el ritmo, la melodía, el sonido de . Nació un 24 de agosto de 1919, en un barrio de Santa Isabel de las Lajas, en la actual provincia de Cienfuegos, en el centro-sur de la isla.

De extracción humilde, desde pequeño tuvo que ganarse el sustento, y así fue cortador de caña en la oriental provincia de Camaguey, vendedor de frutas en el Mercado capitalino de Cuatro Caminos, buscavidas con una guitarra alquilada en los muelles de La Habana, hasta que encontró su vocación y la siguió hasta su muerte.

Como un árbol sembrado en el centro de la isla, Benny Moré se alimenta por la raíz, su savia sube al tronco y lanza su voz proteica hasta las ramas al viento, a los cuatro vientos.

Una vigilia soñadora

Desde el sombrero hasta los zapatos, pasando por el bastón ornamental, como un cetro regidor de la tribu, la figura de Benny Moré esculpe la cubanía sonora, gestual; su visualidad.

La sabiduría popular lo ha incorporado como uno de sus iconos más entrañables. Esa cubanía siempre en proceso de composición, siempre formándose, no renuncia jamás al componente Benny Moré.

Intuitivamente, con sus vivencias al natural, Benny nos está mostrando una manera de ser cubanos, enseñándonos cómo fuimos y somos para saber cómo seremos.

A 94 años de su nacimiento, su poderosa voz continúa indeleble entre los cubanos, enriqueciendo nuestro caudal de sonoridad y ritmo.

La síntesis lograda por ese hombre de pueblo parece imposible de repetirse.

Por eso su música gusta cada día como si fuera de hoy mismo. Porque Benny Moré es un sueño que no duerme, una vigilia soñadora.

Fuente:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *