Mas de 200,000 enlaces a la prensa Cubana . Miles de visitantes diario. Necesitamos un servidor mas fuerte. Ayudanos por favor.


Hacerle el juego al enemigo

Rosa Martinez

HAVANA TIMES — De la prensa y los periodistas cubanos se habla muchísimo en las redes sociales. Los propios trabajadores de los medios cubanos han arremetido contra ellos mismos, o contra la prensa, en la que creen no jugar un papel fundamental.

Todos se sienten con facultad de opinar sobre los intelectuales de los medios, mas son ellos los que menos culpa tienen en ese mal llamado secretismo que tanto nos afecta.

Yo misma, más de una vez, he comentado en este mismo sitio sobre los problemas que afectan a  nuestra prensa nacional. He hablado especialmente del miedo que ha tenido el Partido y el Gobierno cubano de brindar información al enemigo. Quizás hace 10 años esto funcionaba, pero en el mundo de hoy no.

El enemigo no necesita de nuestros profesionales ni de sus informaciones para enterarse de las más importantes del país, ellos tienen sus propias maneras de conseguirlas.

Lo que sí es un hecho es que si no lo dices tú, lo digo yo. Es decir o nosotros contamos las historias vergonzosas de nuestro país a nuestra manera o alguien más lo hará agregándole cuanto ingrediente desee.

Debemos acabar de aterrizar y dejar que nuestros periodistas se atrevan, se arriesguen a dar cada noticia sin importar si alguien va a juzgar nuestros principales logros, o criticar las privaciones que aun tenemos después de tantos años de revolución.

No importa lo que digan otros, los que importamos somos los cubanos, los de adentro y los de afuera, y nosotros sí sabemos cuáles son nuestros logros y cuáles nuestras deficiencias.

Nuestros directivos de prensa, y otros jefes más arriba, pueden decidir que nuestro pueblo se informe adecuadamente a través de una prensa sagaz  e incisiva, o pueden seguir creyendo que informar sobre ciertos temas es hacerle el juego a un enemigo que gracias a facebook, twitter, google, blog personales y llamadas telefónicas infiltradas conoce más de nuestra casa que nosotros mismos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *