Mas de 200,000 enlaces a la prensa Cubana . Miles de visitantes diario. Necesitamos un servidor mas fuerte. Ayudanos por favor.


¿Quién es la bestia?

El planeta de los simios

El planeta de los simios

HAVANA TIMES — Desde que conocí a Julio Verne, allá en la tierna infancia, soy adicto a la Ciencia Ficción. Hubo un tiempo en que no leí nada porque nada interesante me caía, pero desde que tengo computadora me he vuelto a conectar con el género.

La ciencia-ficción que más me atrae es la que sirve de pretexto para indagar cuestiones humanas, y en ese sentido me han gustado especialmente la Guía del autoestopista intergaláctico, que en realidad es una saga, y buena parte de las obras de Fredric Brown.

Recientemente acabo de descubrir El planeta de los simios, una novela escrita a principios de los sesenta por el francés Pierre Boulle.

Unos terrícolas armados de buenas intenciones llegan a un planeta donde los simios alcanzaron la inteligencia superior y los humanos quedaron estancados en el mismo nivel que los monos de acá.

Hasta el otro día yo tenía claro quiénes eran los míos: los seres dotados de espíritu. Por ejemplo, si un mosquito tuviera la capacidad de conversar conmigo, intercambiar libros de ciencia ficción etc., me sería mucho más cercano que un ser con cuerpo humano y cerebro de insecto chupa sangre.

Al menos eso creía, pero el libro me movió el piso. El protagonista, un periodista de la tierra, se siente fuertemente atraído por una linda humanoide con mente primitiva, y se refugia en ella al chocar con la maldad de la que solo son capaces los inteligentes.

Al principio le da pena que los monos descubran la intimidad que tiene con una bestia, y en público hasta la repudia, pero cuando ella queda embarazada ya no puede contener su amor.

La obra es interesante en otros sentidos de índole antropológica. Resulta que en ese lejano planeta, miles de años atrás las cosas eran como hoy en la Tierra: los monos eran las bestias y los hombres la raza superior. Pero en contacto unos con otros, los simios se fueron volviendo cada vez más listos e insolentes.

Llegó el momento en que por miedo, los humanos abandonaron las ciudades y se refugiaron en el monte, donde perdieron el lenguaje y regresaron al estadio animal. Interesantes las formas que adopta el miedo a la rebelión de las masas.

He contado solo una parte de esta novela llena de detalles interesantes. La recomiendo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *