Mas de 200,000 enlaces a la prensa Cubana . Miles de visitantes diario. Necesitamos un servidor mas fuerte. Ayudanos por favor.


Contratos

Antes bastaba con un apretón de manos. O sea, lo de bastar no es tan así, porque cuando alguien se atrevía a traicionar la comunión de las derechas la cosa terminaba con un muerto, o por lo menos un herido. Pero funcionaba el acuerdo verbal. "Le doy mi palabra de honor", se decía y era suficiente.

Supongo que había que hacer la acotación porque, como ahora, la gente de otras épocas tendía a tener más de una palabra. Se imagina que en lugar de la honorable le dieran una mala palabra o una falsa, ahí mismo se iba el asunto a la porra y ni con abrazos, ni casamientos por conveniencia se salvaba la situación. 


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *