Mas de 200,000 enlaces a la prensa Cubana . Miles de visitantes diario. Necesitamos un servidor mas fuerte. Ayudanos por favor.


Por una cerveza artesanal en Cuba

Yenisel Rodríguez Pérez

cerveza-cubaHAVANA TIMES – La crisis de los noventa del pasado siglo obligó a los cubanos a producir una gran variedad de bebidas alcohólicas con métodos artesanales tradicionales y de nuevo tipo. Muchas de ellas perviven en el imaginario popular cubano, ya sea por referencia nostálgica a aquellos difíciles años o simplemente porque aún constituyen un producto alternativo y de bajo costo.

La destilación y la fermentación casera produjo rones, aguardientes, vinos y licores sui géneris, con nombres creativos y sugerentes: chispa’e tren, azuquín, vino espumoso, bájate el blúmer (braga) y muchos más.

Con el tiempo han ido disminuyendo estas producciones caseras. Muchas han sido las razones, mas ninguna tiene que ver con una mejoría en los precios de las bebidas alcohólicas en el mercado.

Tomarse un trago en Cuba continúa siendo más un lujo que una práctica popular. Una triste excepción es el llamado “ron de bodega” que ofrece a precio módico el mercado estatal, y que mucho deja de desear en cuanto a calidad y pureza; así como el tradicional vino casero que algunos entusiastas continúan produciendo a pasar del alto precio del azúcar de caña.

Y si de precarización del beber se trata, no podemos dejar de mencionar una bebida alcohólica casi mística para los cubanos en los últimos veintitantos años: la añorada CERVEZA.

La cerveza es la bebida costosa por excelencia en Cuba, otro detalle que nos distingue como nación a nivel internacional.

Aquí vuelve a ser importante la cultura popular, pero en este caso en sentido negativo, pues al no contar con una tradición cervecera casera, como sí existe -aunque reducida- con otras bebidas alcohólicas mencionadas anteriormente, la demanda postergada se acumula infinitamente sin una “vía de escape” que la atenúe.

Y aquí es donde nace nuestra interrogante: ¿por qué los cubanos no contamos con una producción tradicional de cerveza auténticamente casera?

¿Será solo una cuestión histórica, dada la preponderancia de la cultura vinícola en Latinoamérica y de la fuerte idiosincrasia ronera en el Caribe?

Quizás el proceso de malteado, básico para la cerveza, consistente en la germinación de granos tierno de cereales, está lejos del alcance de la sabiduría popular latinoamericana, pues el maíz (nuestro cereal) no necesita maltearse para producir alcohol.

Específicamente, en Cuba, el cereal se concibe básicamente como alimento. Inclusive, nuestro “vino” de arroz casero obtiene su alcohol de la fermentación del azúcar de caña, quedando el cereal como saborizante.

Pero la gravedad del caso exige romper esquemas. Quizás ninguno de nuestros vecinos latinoamericanos se ha visto privado del consumo de cerveza como sí lo hemos estado nosotros desde hace décadas. Por eso en nuestro caso, la necesidad debe imponerse a la tradición.

En correspondencia a ello, algunos amigos nos hemos propuesto la tarea de crear una cerveza casera cubana, buscando ensayar con las posibilidades que tenemos acá y rastreando cualquier experiencia que exista o haya existido en el país, y que por cualquier razón no llegó a generalizarse.

Agradecería que quienes sepan de experiencias de producción de bebidas alcohólicas en la región latinoamericana, u otras, nos las compartan para intentar encontrar una variante artesanal cubana.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *