Mas de 200,000 enlaces a la prensa Cubana . Miles de visitantes diario. Necesitamos un servidor mas fuerte. Ayudanos por favor.


Dos gestiones y ninguna solución (1)

Luis Rondón Paz

aguas de la habanaHAVANA TIMES — En estos días se cumple un año desde que, por ingenuidad, por enésima ocasión deposité mi esperanza en el sistema burocrático cubano.

Lamentablemente, la realidad me sigue golpeando con el hecho de que, empresas como Etecsa (el monopolio de telecomunicaciones) y Aguas de La Habana, como instituciones creadas por el régimen socialista cubano, en teoría/práctica deberían responder a los intereses, demandas y necesidades de la población cubana.  Pero no es así.

Muchos se preguntarán, ¿por qué mi decepción con estas dos compañías? Pues aquí les dejo mis dos historias. Ya ustedes sacarán sus conclusiones.

Hace casi dos años mi casa está en proceso de modificación e independización del alcantarillado y fuente de abasto para el agua potable. Como la vivienda es antigua, todo el sistema hídrico y sanitario está conectado. Por lo que urgía separar esas instalaciones en aras de que mi inmueble ganara independencia y, consecuentemente, valor extra.

Toda la instalación interior fue hecha casi completamente, digo casi completa, porque faltaba conectar la tubería de agua independiente a la maestra en la calle. Para ello debería dirigirme a la Empresa Aguas del Sur en la entrada del pueblo y solicitar una orden de instalación para cometida de agua.  Allí comenzó a complicarse la cosa.

En la oficina de atención a la población me dieron más de 10 pretextos para no hacer la gestión, uno de los que más reiteraban era relacionado a la poca presión en las tuberías, y aseguraban que si me hacían la instalación estaría en la misma situación. Luego de  plantearle mis argumentos, finalmente me inscribieron en un libro y me dieron el comprobante de la orden.

Pensaba que eso no demoraría más de 2 meses, pero estaba equivocado. Durante más de nueve meses recibí el agua por pipas, y por mucho tiempo mi tía y yo cargamos los cubos del preciado líquido para llenar los tanques que tenemos en el interior del inmueble. Pues como el agua llega a través de la acometida del vecino, hay que esperar que llene su cisterna, para entonces nosotros recibir el líquido con presión suficiente como para llenar algo más que los recipientes dentro de mi casa.

Esos argumentos fueron planteados al presidente y su secretario del gobierno en el Poder Popular en Boyeros, quienes en varias ocasiones presionaron a la empresa del agua para que garantizaran el servicio por pipa. Ellos ya me conocían como Luis el periodista, pero de la cometida y la instalación nada.

Tiempo después supe de la desaparición de Aguas del Sur y la toma del poder de Aguas de La Habana para arreglar la situación hídrica.  Ya había pasado un año desde que inicié el trámite y  pensé que tendría más suerte con los nuevos funcionarios. Eso  creí, pero cuando me presenté allí, sí, había dos o tres caras nuevas, pero aún más procedimientos burocráticos.

La solución inmediata era seguir enviándome pipas. Según la nueva dirección de Aguas de La Habana en Santiago de Las Vegas, la gestión de mi caso habría que consultarlo con Planificación Física para que entonces, se aprobara la instalación de la acometida y a partir de ahí proceder a la revisión de la propiedad de la vivienda, y entonces si ellos consideran que hay capacidad, dar la orden ejecutiva para la instalación de la cometida.

Muchos me recomendaron que buscara personas que por un impuesto de 20 a 30 CUC, agilizan el trámite. Pero no acepté utilizar esa vía, pues tengo la convicción de que Aguas de La Habana está obligada a servirme como cliente y ciudadano de este país, en el que vivo y al cual tributo con el pago de mis impuestos.

De Aguas de La Habana estoy decepcionado, su incompetencia e incapacidad de gestionar los recursos y servicios para la población es mayúscula. Lamentablemente tuve que acudir a canales alternativos, legales e igual de eficientes para ver si tengo mejor suerte.

La primera gestión fue un fracaso, la segunda, con Etecsa, vendrá en la segunda parte de este texto.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *