Mas de 200,000 enlaces a la prensa Cubana . Miles de visitantes diario. Necesitamos un servidor mas fuerte. Ayudanos por favor.


Pepe Gavilondo: “Que más quería yo que componer ballets”

El joven músico cubano incursiona, por segundo año consecutivo, como compositor del México City Ballet, una novel compañía de Ballet Contemporáneo fundada en esa ciudad latinoamericana

Por Maya Quiroga

Pepe Gavilondo tomado de sintesisdecuba.com

Pepe Gavilondo tomado de sintesisdecuba.com

HAVANA TIMES — A José Víctor Gavilondo Peón el arte le corre por las venas. Es hijo de Clotilde Peón, quien laboró en el Ballet Nacional de Cuba por más de cuatro décadas, primero como bailarina y primera solista y en los últimos años ha sido maître, no solo de esa compañía, sino también de Lizt Alfonso Dance Cuba y más recientemente de Acosta Danza.

“Mi madre ha sido muy importante para mí, porque crecí viendo a las bailarinas y asistiendo a las funciones de ballet. Si bien no puedo dar un paso sobre el escenario tengo esa manifestación artística en la sangre también”, afirma

Su padre, Jorge Gavilondo es uno de los más destacados artífices dentro del campo de la fotografía digital en Cuba. Ha publicado libros, impartido conferencias y talleres.

“Ese lado sí lo exploro mucho desde la adolescencia. No diría que soy un fotógrafo profesional, pero desde los 15 años realizo exposiciones personales en Cuba y en el extranjero y participó, además, en exposiciones colectivas.

“Por otro lado, tengo bien cerca el mundo del diseño y la ilustración, porque mi hermano Jorge Gustavo Gavilondo es graduado del Instituto Superior de Diseño. Él trabajó mucho con el grupo Camaleón, con Raupa y con Nelson Ponce. Fue editor de la revista La Jiribilla, junto a Víctor Junco. Es mucho arte alrededor de mí y eso me ha ayudado a potenciar el lado de la creación”, advierte.

HT: Si bien te desempeñas dentro del mundo del arte, el camino que emprendiste no fue el escogido por tus padres y tu hermano, ¿Cómo llegas, entonces a estudiar música y composición?   

Jose Gavilondo: Eso se lo debo a mi abuela Marta Sánchez. Yo quería ser artista de la plástica, pero ella me llevó a inclinarme hacia la música. Lo primero que hice fue estudiar el nivel elemental de piano en el Conservatorio Manuel Saumell. Me gradué de esa especialidad en el 2003, aunque en realidad el piano nunca fue mi fuerte. Me gustaba mucho, pero no tenía paciencia para estudiarlo.

Después entré al nivel medio en la escuela Amadeo Roldán por asignaturas teóricas. Esa era la única opción que tenía y de verdad, fue muy bueno porque seguí estudiando clases de piano complementario con la maestra Hortencia Buchman, una formadora muy venerada por todos los pianistas jóvenes de este país. Aprendí mucho allí.

En medio de ese proceso comencé a componer. Conocí al maestro Juan Piñera, una figura muy reconocida en Cuba, el jefe de la Cátedra de Composición de la Universidad de las Artes (ISA). Empecé a trabajar con él y entré al ISA en el 2008 por la especialidad de composición. Me gradué de la licenciatura en 2014.

HT: ¿Qué te han aportado todos estos años de estudio en la Academia?

JG: Tengo una base de piano que me ha servido para defenderme como tecladista y la de la investigación y de la teoría que creo es muy importante. Todo eso me abrió la mente hacia la creación, que definitivamente fue por lo que me decanté y hoy en día no puedo imaginarme otro mundo que no sea este.

En ese sentido, pienso que las asignaturas teóricas deberían ser obligatorias para todo el mundo. Hay deficiencias grandísimas en cuanto a los conocimientos conceptuales y teóricos, sobre todo, en las llamadas carreras cortas (que no son Musicología, Orquestación y las direcciones orquestales y corales).

José Victor Gavilondo PeónHT: Tu trabajo como tecladista del grupo Síntesis, tu labor como jefe de Música Clásica en la Fábrica de Arte Cubano y como director y músico del Ensamble Interactivo, de La Habana, te han mantenido muy ocupado en los últimos dos años. En estos momentos, ¿Tienes algún nuevo proyecto entre manos?

JG: Si, el más nuevo capítulo de mi vida se llama Mexico City Ballet. Es una compañía de Ballet Contemporáneo que acaba de surgir en la ciudad de México y está dirigida por Jasmany Hernández, bailarín cubano, radicado en México hace muchos años, quien fue integrante del Ballet Nacional de Cuba y es muy amigo de mi familia.

Hace seis años tuve la oportunidad de conocerlo a él y a su esposa Yasmín Barragán, coreógrafa mexicana.

JG: Empecé a trabajar con ellos. Qué más quería yo que componer ballets, si soy compositor y tengo ese arte en la sangre.

En 2015 hicimos una gala en la ciudad de México que se llamaba Prisma. Ese fue el título de mi primera obra, un ballet a piano solo que toqué en vivo durante la presentación de la compañía. En la categoría de danza contemporánea ganamos el premio Lunas del Auditorio, muy importante allá en México.

Ahora estamos preparando la gala del 2016 que será en el mes de julio. Compuse otra obra titulada Pulso. También es para piano solo y la va estrenar Ana Gabriela Fernández, virtuosa y espectacular pianista cubana radicada en México. En la gala se presentarán otras obras mías de música electrónica.

Trabajar con los bailarines de esa compañía es una gran oportunidad para mí, porque mi mamá nació en México. Tengo mucha familia allá. Estamos muy excitados con este nuevo proyecto. Formar una compañía nueva y echarla adelante en esa ciudad es muy difícil. Vamos a ver qué sucede con la gala de este año.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *