Mas de 200,000 enlaces a la prensa Cubana . Miles de visitantes diario. Necesitamos un servidor mas fuerte. Ayudanos por favor.


Reggaeton: ¿Tiene que ser tan vulgar?

Por Paula Henríquez

Ilustración:  periodicovictoria.cu

Ilustración: periodicovictoria.cu

HAVANA TIMES — ¿Alguien ha escuchado alguna vez lo que dicen algunas canciones de reggaetón? Yo casi no las entiendo, me resulta difícil comprender las letras, pero cuando me concentro en ello, cuando he puesto atención, no me ha gustado nada. Es cierto que el ritmo es contagioso, OJO, confieso que he bailado con varios temas en alguna que otra fiesta, pero el mensaje que traen consigo algunos de los temas… deja mucho que desear.

Detrás de mi casa hay una discofiñe, para que se entienda, una discoteca para niños. Funciona todos los viernes y sábados y reúne gran cantidad de muchachos que, sin tener a dónde ir y mucho menos dinero para pagar, acuden cada fin de semana en busca de diversión. Hasta aquí, la idea es sensacional, es barato y ofrecen bocadillos a precios módicos.

El único problema es que no ponen otra música que no sea el reggaetón, no cualquiera, sino el más vulgar que puedan imaginar. Una y otra vez escuchan los mismos temas, dos, tres, y hasta más veces por noche. Y yo vuelvo a preguntar ¿alguien se ha puesto a pensar en lo que dicen esas canciones? ¿O es que solo a mí me llaman tanto la atención?

Las susodichas interpretaciones generalmente exponen temas sociales, familiares, conyugales, políticos, etc. No sé cuántos más, sé que son bastantes. De conjunto con los “conflictos”, proponen también “soluciones” y he aquí la cuestión, estas “soluciones” no son siempre las más… adecuadas, por decirlo de alguna forma.

Lo más triste es ver cómo muchos, y aquí se incluyen también los adultos, hacen de ello su filosofía de vida. Muchos segmentos de las tonadas pasan a formar parte del argot popular, donde quiera se puede escuchar a alguien que cita un fragmento de cualquier tema del mencionado género.

Ya sé que el cubano es dicharachero, que en su hablar cotidiano utiliza refranes, frases jocosas, pero de ahí a incluir en el discurso y el hacer diario partes de los temas más vulgares hay un gran trecho… y nada de elegancia ni de humor, al menos, así pensamos muchos jóvenes.

Dicho esto pienso en esos jóvenes, y hasta niños, que acuden cada noche de viernes y sábado a la discofiñe, que están aprendiendo a seguir esa filosofía. Más que eso, pienso en los dueños del lugar y en el mensaje que indirectamente le envían cada día a esos seres en plena formación. ¿Dónde están los padres de esos niños y jóvenes? Como madre de una nena que comienza a vivir, confieso que el tema me preocupa… y sé de otros padres jóvenes y no tan jóvenes que así sienten también.

Como dije al principio, no hago crítica del género, solo llamo a la reflexión. Si no lo ha hecho aún, siéntese y póngale atención a uno de esos temas y pregúntese si haría de ello su camino, su filosofía de vida. Pregúntese más ¿es eso lo que quiere, lo que queremos para el futuro de nuestros hijos, familia, sociedad…?


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *