Mas de 200,000 enlaces a la prensa Cubana . Miles de visitantes diario. Necesitamos un servidor mas fuerte. Ayudanos por favor.


Esta historia no es sobre nepotismo

Esta historia podrá parecer rara, pero una no pueda ignorar los eventos, las personas, las anécdotas, cuando las tiene justo en frente de la cara

A Miguel Antonio Suárez Verges lo conozco muy bien desde hace varios años. En la mañana de este sábado 26 de noviembre, cuando supo de la muerte de Fidel por un sms de su hermano Rafael Ernesto, se lamentó de haber dejado en silencio el celular, de no haber conocido la noticia justo cuando en la media noche Raúl la daba a conocer al pueblo.

“Yo lo admiraba de todo corazón, de verdad”. Fueron sus primeras palabras y me consta la sinceridad en su afirmación. Entre sus libros no faltan varios títulos de y sobre el Comandante en Jefe, pero su preferido es sin dudas, Cien horas con Fidel, de Ignacio Ramonet.

“Quiero conectarme más tarde y escribir sobre él varias cosas en Facebook”, afirma quien como cualquier joven de estos tiempos sabe de tecnologías, celulares y la importancia de Internet.

Miguel tiene 28 años y es ingeniero mecánico. Nunca pudo conocer a Fidel y aquel día cuando escribí una crónica sobre el líder revolucionario y fue mi primer lector me dijo: “No podías haberlo dicho mejor, el tiempo con Fidel no es para hablar, sino para escucharlo”.

Temprano en la mañana de este sábado 26 de noviembre se cuestionó si era prudente irse a bucear con los amigos, si acaso podría concentrarse.

“Traté de escribir su nombre en el fondo, de dejarlo grabado también ahí, pero no me fue posible”, me comentó frustrado.

No ha apagado el televisor este fin de semana. No deja de ver las imágenes y me viene a la mente su manera constante de esperar cada noche la serie “90 razones” y detenerse a verla en sus escasos 3 minutos, a pesar del fútbol o las series en los otros canales.

Este fin de semana le vi el rostro triste como aquel día de marzo cuando se conmovió por la muerte de Chávez.

Por más que le pedí publicar esta historia, no quiso. Es muy modesto, teme que alguien me juzgue por escribir esta historia tan cercana, de un ser querido. Pero su fidelidad, a Fidel y esta Patria, no me deja otra opción que compartirla, aunque más de uno me tilde mi acto de nepotismo.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *