Mas de 200,000 enlaces a la prensa Cubana . Miles de visitantes diario. Necesitamos un servidor mas fuerte. Ayudanos por favor.


Dixieland, viñetazos de la “basura blanca” en EE.UU.

El drama independiente Dixieland (Hank Bedford, 2015) hurga en el costado incómodo del Estados Unidos caucásico pero de escasa formación educativa y pobre, sin posibilidades sociales: eso cuanto allí, de un modo bastante despectivo y con arreglo a un patrón evaluativo pautado desde la cúpula wasp, califican como la “white trash” o “basura blanca”. Margen demográfico, por cierto, elidido de cuajo por el mainstream, pese a sumar millones en el mapa poblacional de la Unión.

A cargo de la dirección y guion, Bedford refiere aquí, más casi en clave de historia mínima soriniana que en mumblecore americano, el encuentro de un joven recién salido de la cárcel con una recién iniciada en el oficio bailarina nudista. Él quiere sacarla de ese mundo, y es la razón fundamental por la cual acepta un trabajo sucio acabado de abandonar prisión. Hay trampa en el asunto y las cosas no salen bien.

Esa línea central del relato es trabajada de forma orgánica, aunque el desenlace resulte cuando menos irracional. Bedford, empero, muy a la usanza de cierto tipo de cine actual, inserta entrevistas con personas del entorno de Mississippi donde discurre la acción (drogadictos tatuados, pueblerinas desdentadas…) y si bien se le entiende el sentido de proveer temperatura local a sus viñetas poco pintan dentro del desarrollo dramático de una película irregular pero de loables intenciones en el sentido de graficar el ignorado universo de esta gente, quienes también son norteamericanos, viven, aman, sufren y sueñan. Pese a cuanto pueda doler o atemorizar su existencia.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *