Mas de 200,000 enlaces a la prensa Cubana . Miles de visitantes diario. Necesitamos un servidor mas fuerte. Ayudanos por favor.


El cine chileno nos dejó un Neruda hedonista

Irina Pino

Neruda.  Foto de la película: emol.com

Neruda. Foto de la película: emol.com

HAVANA TIMES — En el recién finalizado Festival de Cine de La Habana, que ya cumplió 38 diciembres, las muestras exhibidas fueron variadas, el colorido y las temáticas para todos los gustos, aunque llamó mi atención la película Neruda, del director Pablo Larrain, que nos entrega una imagen del poeta y diplomático, en la que no existen las medias tintas.

La trama se desarrolla durante el gobierno de González Videla, y las ácidas críticas de Neruda hacia él, a quien llamaba “rata” por sus coqueteos con los nazis, y la posterior persecución de que fue objeto por pertenecer al Partido Comunista.

El presidente le encarga a un comisario policial que lo siga como un perro rastrero, para su posible encarcelamiento. Este personaje es misterioso, atractivo, se adentra en las lecturas de su poesía, en su afán de investigar la personalidad de Neruda. Siendo su papel, desde esta perspectiva, el más interesante de la cinta.

En medio de esa vorágine huye con su esposa de entonces, Delia del Carril; se esconden, cambian de lugar de residencia, mientras escribe Canto General, como si fuera un ejercicio cualquiera, sin pasión.

Infiel a la máxima potencia, vemos la representación de un Neruda hedonista, metido en burdeles y protagonizando orgías con prostitutas, también envuelto en fiestas de farándula, incluso se disfraza y se pone un turbante en la cabeza para declamar sus poemas, como si fuera un vulgar fantoche.

Afiliado al Partido Comunista, sin embargo, vive como un burgués, su esposa dice en un momento del filme, que ella no puede ni lavar sus bragas.

No sentimos a ese entrañable Neruda que escribió:

Inclinado en las tardes tiro mis tristes redes a tus ojos oceánicos

Los pájaros nocturnos picotean las primeras estrellas que centellean como mi alma cuando te amo

Quién llama? Qué silencio poblado de ecos? Hora de la nostalgia, hora de la alegría, hora de la soledad hora mía entre todas!

Abandonado como los muelles en el alba. Es la hora de partir, oh abandonado!

Me gustas cuando callas porque estás como ausente

Puedo escribir los versos más tristes esta noche…

Aunque la vida real de un artista no sea el reflejo de su obra, aquí se subraya su lado más cínico. Su negligencia cuando sale y se va a emborrachar o de putas, poniendo en peligro su integridad física, y el maltrato hacia un joven que lo atiende, quien es el encargado de responder por su vida.

De cualquier modo, sea verdad o ficción, confieso que no me gusta para nada ese Neruda.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *