Mas de 200,000 enlaces a la prensa Cubana . Miles de visitantes diario. Necesitamos un servidor mas fuerte. Ayudanos por favor.


Fidel: un nuevo planeta

Luego de deceso de a finales de noviembre de este 2016 muchas fueron las muestras de dolor y recordación que dieron los cubanos. Perdomo es uno de esos cubanos que llevó sus sentimientos a las letras. Este cienfueguero compartió con el líder histórico de la Revolución Cubana Fidel muchos momentos transcendentales de la vida de esta región en el centro sur de Cuba, por ello sus poemas son tan sentidos.

Fidel: un nuevo planeta

Fue una noche

donde la quietud y el silencio

conspiraron

para apoderarse de todos los cubanos.

La noticia no se hizo esperar.

Raúl estremeció a toda Cuba

y a otros amigos en el mundo:

Había fallecido Fidel,

el soñador de la esperanza,

y del futuro.

El llanto cubrió el rostro

de los que vivieron

y tocaron sus sueños con sus

manos y sus cuerpos.

 

Los más pequeños se despertaron

ante tan precipitado ir y venir

frente al televisor.

Camas vacías, puertas abiertas,

madrugada convertida en día.

– ¿Qué pasó, papá?

– ¿Por qué lloras, mamá?

Por fin, un apresurado amanecer,

acompañado de una continua llovizna de lágrimas,

creciendo hasta desbordar los agradecidos ríos,

que ahora, fertilizarían con creces

a la agradecida tierra cubana.

El Caguairán de todos los cubanos, ha fallecido.

Mejor aún: se transformó para siempre

en un árbol más frondoso.

 

Mujeres, hombres y ancianos

curtidos en la lucha y en la sabia

que les impregnó el gladiador de ideas,

erguidos en las trincheras de combate,

desfilarían ante su robusta y optimista imagen,

con el compromiso de seguir adelante.

Todos acompañaron a Fidel

en el largo viaje que emprendía por Cuba.

Era un tránsito inusual.

Se le veía ir seguro, por los caminos

que le trazaron los próceres que

le antecedieron.

 

Desde , llegó al centro sur de Cuba,

donde se encendieron

para saludarlo.

Luego, en un necesario y brillante acto

descansaría en la épica Santa Clara.

Allí, ante la fulgurante cripta del ,

el guerrillero y jefe del Destacamento

de Refuerzo,

el Fidel de siempre reverenció una vez

más a quien lo llamó “Profeta de la Aurora”.

 

El continuo y dignificante viaje

lo llevó por fin a su Santiago

indómito,

para en la tierra de los Maceo

reencontrarse con su maestro.

Desde ese sagrado y aguerrido lugar,

Fidel viajaría entonces, acompañado

por millones, hacia el infinito

espacio de los astros.

Con miradas asombradas,

los seres, habitantes aún desconocidos,

en alejadas constelaciones,

se preguntaban quién era aquella

alumbrada figura

que, quebró velocidades sorprendentes,

para llegar hasta allí.

Alguien quiso ser más preciso y preguntó:

– ¿Quién eres?

El nuevo planeta fue a contestar,

pero quienes lo acompañaban:

voces cubanas y de todas partes,

del Sur de los humildes, no lo dejaron solo,

escuchándose un estremecedor e

inamovible grito:

¡Yo soy Fidel!

 

Sí, era Fidel.

El nuevo planeta quien con luz propia

llegaba, para desde las infinitas alturas

seguir iluminándonos a todos.

 

Autor: Rafael Pérez Perdomo

Cienfuegos, 4 de diciembre de 2016.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

La entrada Fidel: un nuevo planeta aparece primero en Perlavision.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *