Mas de 200,000 enlaces a la prensa Cubana . Miles de visitantes diario. Necesitamos un servidor mas fuerte. Ayudanos por favor.


La Carlota: Una Escuela de Geólogos sobre un yacimiento mineral

La Escuela Nacional de Geología “La Carlota” constituye  un centro emblemático en el territorio. Durante su existencia acumuló una historia de dedicación, pertenencia y ambiente técnico-docente entre todos los que trabajaron o estudiaron en este lugar.

Es frecuente sentir en las personas que dedicaron algo de sus vidas a este centro, la tristeza por lo que nunca debió finalizar y mucho menos convertirse en ruinas de lo que fue una instalación con una fuerza tangible e intangible que marco una razón destacada en el territorio.

La Escuela “La Carlota” constructivamente se compuso inicialmente por la casona que existía desde 1910 construida para el dueño de la mina con una arquitectura americana de aquella época, la cual sirvió de oficinas, cátedras, biblioteca y de albergue. También existía una cocina-comedor con techo de tejas que a lo largo del tiempo se fue remodelando hacia una arquitectura más contemporánea. Seguido al comedor se construyeron varias naves por la brigada de la Empresa de Geología del Centro, que en un inicio fueron albergues y posteriormente aulas que se mantuvieron hasta el final de la existencia de la Escuela.

A la par con estas naves se construyó un almacén con similar constitución (paneles de madera y tejas), así como un Taller de Mecánica para la docencia, los medios de transporte existentes en el centro y las perforadoras que se fueron adquiriendo.

Las acciones constructivas fueron creciendo y en una depresión del relieve al sur de la casona se construyeron los albergues definitivos que fueron antecedidos por casas de campaña y las naves existentes al lado del comedor pasaron a funcionar como aulas. Ya en los últimos años de existencia de la Escuela (1990-1995) se construyó un edificio de dos plantas, moderno y con ventanas de cristal que funcionó como cocina comedor, biblioteca, sala de video y museo de minerales. Al inicio de este último periodo se construyeron también dormitorios para alumnos, visitantes y vacacionistas del sistema geológico, nuevas aulas detrás del Taller, una planta para elaborar lodo y una cochiquera.

La escuela se ubicaba en el km 9 de la carretera a Crucecita, en el mismo lugar donde existe el yacimiento de piritas-cupríferas La Carlota, nombre conocido desde el siglo XVIII según consta en documentos de la época.

Los profesores iníciales eran pocos, jóvenes y con poca experiencia en la educación técnica y profesional, pero con una voluntad y disciplina que permitió desde un inicio mantener la fuerza de este centro en todas las direcciones. Contaban con un nivel aceptable para los cursos propuestos, no obstante el empeño de los mismos por elevar su preparación conllevó a que la mayoría llegaran a la Universidad en sus diferentes especialidades.

La escuela se fue nutriendo progresivamente con nuevos profesores llegados de otras provincias, egresados que quedaron para ejercer la docencia, especialistas extranjeros y otros docentes del territorio que en total superaron los 40, unidos a los existentes desde un inicio. También se fortaleció el centro con trabajadores administrativos y de servicios, trabajadores directos al autoconsumo  y otros vinculados a la docencia.

Todo lo anterior fundamenta la razón del porqué los egresados de la Escuela La Carlota, desde su primera graduación contaban con la preparación teórico-práctica óptima para desempeñarse en sus respectivas especialidades, opinión reconocida en todo el país por las Empresas Geológicas que recibían a estos egresados, incluso se aseguró por muchos directivos la formación integral de los mismos para desempeñar responsabilidades técnicas y de dirección en el proceso empresarial.

El Yacimiento.

Se ubica a 9km al SE de Cumanayagua y se llega a él por la carretera que conduce a Crucecita y continúa para el asentamiento  El Nicho. Su conocimiento data del siglo XIX (posiblemente antes), que se remonta a 1834 en que se realizaron algunos laboreos mineros por compañías españolas.

En 1908 se reanudaron los trabajos con la Compañía inglesa “Fénix  Company que realizó trabajos de exploración. En 1913 el yacimiento pasó a la “Davison Chemical Company” de propiedad americana que efectuó una exploración en el cuerpo mineral No1 del cual se calcularon 1,9 millones de ton. de mineral.

En 1946 el yacimiento pasó a manos de otra compañía americana denominada Freeport Sulphur Company(Island), la cual realizó un proceso de exploración(Forbes y Wilson) de toda el área, ejecutándose el mismo desde 1955 a 1956,calculándose reservas de 2 239 700,00ton con contenidos de S-38,2 y Cu-0,72.

Después del triunfo de la Revolución se efectuaron trabajos de exploración por los geólogos soviéticos V.E. Gorielov (1963); M.Brovin (1964-1966) y Yu.Bolotin (1967).

El mineral principal de los depósitos es la pirita y se acompaña por calcopirita, esfalerita, marcasita, pirrotina, y otros secundarios. Como minerales no metálicos principales se encuentran el cuarzo, la calcita, clorita, ankerita y dolomita. Las menas se presentan con textura masiva en su mayor parte, aunque también ocurren las texturas bandeadas, relictico diseminadas y brechosas; como estructuras frecuentes la colomorfica, cristalina y meta coloidales en las menas primarias.

Las rocas encajantes se componen de calizas con contenidos de grafito y  textura esquistosa, esquistos grafiticos–carbonatados y esquistos micáceo-carbonatados, así como ortoroca de composición plagioclasas-actino-zoisita(epidota) resultante de metamorfismo regional, también serpentinitas (antigoritica) y diques de diorita según las identificaciones de los geólogos Maximov,Gorielov, Brovin y Yu. Zarianov entre otros.

En el lugar existen áreas empedradas y caminos construidos con rocas del lugar muy típicos en territorios del Guamuhaya y que se asocian a la utilización de fuerza esclava y a las construcciones españolas de la época.

 

El Final.

La Escuela Nacional de Geología “La Carlota” cesó sus actividades docentes a finales de 1995, la tristeza de los trabajadores que allí laboraron fue lo que quedó en el estado de ánimo para continuar sus vidas.

Se consideró por la mayoría, un adulterio para el desarrollo de la prospección geológica, aun cuando se transitaba por un periodo especial, pues el conocimiento y la formación de especialistas en la actividad geológica dejaban de instrumentarse y actualmente se nota la necesidad de esa fuerza técnica para el desarrollo.

Las instalaciones fueron entregadas a la Unidad Agrícola de Montaña (UAM) en el 1996 las que utilizaron hasta el 2003. Como sus intereses eran de otro tipo, el lugar se deterioró casi en su totalidad, incluyendo la casona que construida en 1910.

Actualmente solo quedan ruinas de lo que fue vida en ese lugar. El territorio donde se ubicó este centro docente es una finca más de la UAM, donde solo quedan ruinas de una historia de moral, sacrificio y recuerdos amontonados, de un grupo de personas que amaron su desempeño en este centro donde funcionó una Escuela de Capacitación especializada.

Aquí se abrazan las historias del centro docente para la Geología y el desarrollo minero del yacimiento mineral “La Carlota “, símbolos también de la historia del municipio de Cumanayagua.

Por Armando Espinosa Gutierrez  de Radio Cumanyagua

La entrada La Carlota: Una Escuela de Geólogos sobre un yacimiento mineral aparece primero en Perlavision.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *