Mas de 200,000 enlaces a la prensa Cubana . Miles de visitantes diario. Necesitamos un servidor mas fuerte. Ayudanos por favor.


Expreso irrespeto

Yoleines V?zquez Dumois, t?cnico de la Empresa de Seguridad y Protecci?n de Sancti Sp?ritus y residente en el Consejo Popular Las Tozas, en esa ciudad, lamenta haber enviado una carga el pasado 19 de septiembre ?por los rieles de la negligencia, el irrespeto y el burocratismo de ciertos trabajadores del Expreso de Ferrocarriles de Cuba?.

Ese d?a, dice, amparado y registrado en la Carta de Porte No. 283060, hizo el env?o de la carga en la Agencia Expreso Aforo Baracoa, de Guant?namo, destino a Sancti Sp?ritus: una nevera criolla, una mochila de fumigar, una motorina y una cama, debidamente inventariadas y empacadas. Al pagar, le informaron que deb?a demorar 15 d?as en arribar al destino, a lo sumo un mes si hubiera alguna eventualidad. Desde entonces han transcurrido m?s de tres meses y nada.

A los 54 d?as de incertidumbre viaj? a Guant?namo, pues por v?a telef?nica las respuestas eran irrisorias. In situ, le aseguraron que su env?o se hallaba en la capital hac?a una semana. Confiado, retorn? a Sancti Sp?ritus.

All?, los representantes del Expreso se ocuparon del caso: llamaron a todas las estaciones donde pod?a estar o haber pasado el env?o. En Santiago de Cuba nunca tuvieron el tiempo necesario para coger el n?mero de Carta Porte y revisar el despacho. ?Y la respuesta final, plantea, despu?s de colgar el tel?fono varias veces y otras tantas dejarlo descolgado tanto a m? como a los del Expreso de aqu?, fue: ?Ya eso sali? de aqu? hace tiempo!?.

Quince d?as despu?s, tras muchas llamadas telef?nicas a medio pa?s,?le informaron que su carga estuvo en Santa Clara y fue devuelta a Baracoa sin llegar a su destino, porque la nevera lleg? rota. Al comunicarse con Baracoa, le dijeron que, ciertamente, hab?a sido devuelta, pero hac?a casi un mes que se hab?a reenviado al destino contratado.

?Ahora, apunta, me dicen que para hacer una queja debo viajar de nuevo hasta Guant?namo, con los respectivos gastos que ello implicar?a, sin la seguridad de resolver y con la irremediable p?rdida de d?as en el trabajo. ?D?nde queda la seguridad y el respeto al cliente? ?Qui?n responde por la integridad de mis pertenencias???C?mo o qui?n responde por los da?os y gastos ocasionados a mi persona??.

El precio de ciertos precios

Addel Chang ?lvarez (C?rdenas 207, apto. 31, entre Misi?n y Arsenal, La Habana Vieja, La Habana) relata que el pasado 17 de diciembre hizo un recorrido por las tiendas para comprar un peque?o presente por el D?a del Maestro y qued? anonadado y muy confundido con los precios de algunos productos.

?En la tienda de Trasval, en Galiano y San Rafael, una batidora o licuadora costaba 270 CUC. ?Qu? batir?n ah?,? pur? de oro, plata, platino o kriptonita? Un juego de cazuelas y sartenes: 216.95 CUC. Y en Ultra una m?quina de pelar costaba alrededor de 145 CUC?.

Lo otro que inquieta a Addel (y a muchos consumidores) es la diferencia de precio de un mismo producto en diferentes tiendas.

?Hace alrededor de dos meses, manifiesta, un timbre de bicicleta costaba dos CUC en la tienda La Isla de Cuba, y en la calle Obispo cuesta diez CUC. ?Qu? vale m?s, el producto o la calle de la tienda?

?Pregunto: ?qui?n les pone esos precios tan exorbitantes a los productos, sabiendo que el poder adquisitivo del cubano es muy bajo? La otra pregunta: ?no hay almacenes en este pa?s, pues algunas tiendas parecen almacenes y no se puede caminar, aparte de que las afean? ?O es que los productos est?n tan caros que no tienen salida??.

Gratitud

Yanisbel Pe?a Reyes (edificio 12, apto. 16, Brisas del Oeste, Jos? Mart?, Santa Clara) form? parte del Grupo 463 de pacientes que fueron atendidos del 4 al 8 de diciembre en la Casa del Diab?tico de esa ciudad. Y en nombre de todos, agradece la esmerada atenci?n de ese centro.

Ella pormenoriza la gratitud a la doctora Elba Rodr?guez, las sic?logas Gilda Reimond y Lianet Llanes, la dietista Elianny Rodr?guez, la enfermera Iris Machado, las laboratoristas Nancy Tejeda y Lucy Santana, la residente?venezolana Yenire y los dem?s m?dicos que rotan por all?.

Tambi?n a la cocinera Esther Ram?rez, la ayudante de cocina Mar?a Elida, el administrador Vladimir Fuentes, el mensajero Ra?l T?panes y los custodios Ernesto, Silvia, Jer?nimo y Marisel.

?A todos quiero felicitarlos por su entrega y dedicaci?n, amabilidad y buen trato, porque hacen la estancia all? muy amena y que cada paciente se sienta como en su propia casa?, concluye.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *