Mas de 200,000 enlaces a la prensa Cubana . Miles de visitantes diario. Necesitamos un servidor mas fuerte. Ayudanos por favor.


Villena, el poeta

Rubén gozaba dos grandes virtudes: la de un pensamiento antimperialista y a su vez el don de la escritura.

Las labores que desplegó Rubén Martínez Villena por librar a Cuba del oprobio serán honradas y sus luminosas cuartillas tendrán homenajes en el gozo de infinitos lectores

Por: Ana Margarita Sánchez Soler  asanchez@enet.cu

 El 16 de este mes se conmemoró 83 años del deceso de Rubén Martínez Villena. Lo recordamos no solo en el aniversario de su natalicio o partida física, también al evocar su respuesta firme a la corrupción en la histórica Protesta de los Trece.

 Corría el 18 de marzo de 1923 cuando en la Academia de Ciencias de Cuba denunció el fraude con el que funcionarios corruptos pretendían enriquecerse. La compra adulterada del Convento de Santa Clara de Asís tuvo la respuesta de jóvenes intelectuales y allí estaba él.  

Seguramente esa acción sea el punto de partida para que las generaciones más jóvenes conozcan al destacado revolucionario. Su labor política junto al Partido Comunista de Cuba para derrocar al régimen de Gerardo Machado posee una trascendencia ineludible en la historia de nuestra nación. Sin embargo desarrolló paralelamente otras facetas en el campo literario que también lo consagraron y le permiten actualmente impactar la sensibilidad humana.

Hoy los modos para descubrir a un mártir son diversos y en el caso de Rubén la poesía es capaz de ejercer especial fascinación. Sus versos resultan buen pretexto para adentrarse en una biografía que destella por la hondura del conocimiento respecto a las letras.

Villena no solo se interesaba por leer a las figuras descollantes del ámbito literario desde tempranas edades, sino que un día tomó el papel entre las manos para asumir el reto de la escritura. Bastaron tiempo y talento para convertirse en todo un literato.

Las simpatías que despertaba entonces el avispado muchacho se multiplicaron, pues gozaba dos grandes virtudes: la de un pensamiento antimperialista y a su vez el don de la escritura.

De sus horas entregadas a la poesía surgió su tan conocida obra La pupila insomne, así como Insuficiencia de la escala y el iris y Madrigal. Todas manifiestan la riqueza espiritual de un ser humano que necesitó más que palabras cotidianas para alimentar la vida.

Rubén Martínez Villena fue de los que apostaron por las más valiosas causas y el acto poético fue una de ellas. Las labores que desplegó por librar a Cuba del oprobio serán honradas y sus luminosas cuartillas tendrán homenajes en el gozo de infinitos lectores.

?

?

La entrada Villena, el poeta aparece primero en Radio Metropolitana.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *