Mas de 200,000 enlaces a la prensa Cubana . Miles de visitantes diario. Necesitamos un servidor mas fuerte. Ayudanos por favor.


Cuba: Mas controles para la economía mas controlada

Por Repatriado

Almacen de la tienda de productos ociosos SUME, en San Antonio de los Baños. Artemisa, Cuba. Foto: Yander Zamora /granama.cu

HAVANA TIMES – Por estos días la prensa nacional abunda en artículos y reportajes televisivos sobre el último filón propagandístico del Gobierno, los productos ociosos o de lento movimiento. En su tenaz búsqueda de justificaciones para el desastre económico nacional, han encontrado en estos un nuevo culpable.

Los productos así denominados son los que llevan años almacenados y jamás sacados a la venta, o expuesto en anaqueles y perchas durante siglos, sin que los compren, pues sus precios son exorbitantes para el bolsillo de un sueco, no digamos ya de un cubano.

La todopoderosa contralora general, Gladys Bejerano, amenaza con que “no habrá espacio para la impunidad” y calcula en 1057 millones en Moneda Total, (sabrá dios qué rayos es Moneda Total, pues yo no la conozco) las pérdidas de la economía nacional, debido, entre otras cosas, a “dificultades en el control y uso de los inventarios”, léase productos ociosos.

Me parece que la economía cubana pierde más dinero hoy solo por la imposibilidad de llevar un control adecuado de inventarios en un sistema de economía centralizada, que todo lo que robaron Batista y sus acólitos en sus años de dictadura.

Unos días después un reportaje contaba el “descontrol y toneladas de irresponsabilidad” en La Conchita, empresa de monopolio estatal de jugos de frutas envasados, jugos que se pierden durante semanas de cualquier tienda de La Habana, aun con los precios de extorsión a que los venden.

1500 toneladas de pulpas naturales echadas a perder en un solo almacén, porque no había en qué envasarlas, según el administrador; por falta de gestión del administrador, según el Partido. Ya sabemos a dónde va a ir a parar los próximos años este administrador, lo siento por su familia.

Sobra decir que se apunta como responsable de estos resultados a la burocracia baja, administradores de empresas estatales, encargados de importación, encargados de venta, todo a nivel de empresa, a nadie se le ocurre pensar más arriba y mucho menos en el sistema.

Miento, un periodista de los más conservadores del panorama propagandístico nacional sí pensó en el sistema y cerró su artículo llamado Productos ociosos o de lento movimiento con la frase lapidaria “lo que en el capitalismo regula el mercado, en el socialismo no puede regularlo otra cosa que no sea la conciencia”, después de este “gran aporte” teórico deberían promoverlo al Departamento Ideológico del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

El mensaje que venden es que la mala gestión de ciertos administradores es la culpable del desabastecimiento perenne en que habitamos en esta Isla. Siempre encuentran excusas para justificar, para crear la dañina ficción de que los síntomas son las causas y seguir así cambiando y cambiando ad infinitum sin jamás cambiar nada.

A nuestro gobierno parece que 6 décadas no le bastan como demostración de que la economía centralizada y planificada es absolutamente ineficiente. No importa que el sistema una y otra vez se muestre incapaz de satisfacer mínimamente las necesidades de una población rehén.

Dentro de esta nueva campaña propagandística, los testaferros mediáticos han acompañado un operativo de inspectores, liderados por los jefes locales del Partido, que sorpresivamente llegaron a 6 puntos de venta de materiales de construcción, los famosos y casi siempre vacíos Rastros.

Allí han “descubierto” lo que todos sabemos, un pozo sin fondo de corrupción, desfalco, cohecho, manipulación contable, desvío de donaciones recibidas para damnificados y cuanto invento puedan hacer los trabajadores del lugar para acumular todo el dinero que alcancen antes de “explotar” y ser sustituidos por otros que harán lo mismo, pues esa es la perversa lógica en que este Gobierno nos obliga a vivir con tal de seguir controlándonos.

Años de burdas manipulaciones o insidiosas mentiras contra una economía liberal no han sido en vano; buscar soluciones a los grandes problemas cubanos fuera del esquema preestablecido del control centralizado de la economía es herético e inmediatamente achacado de contrarrevolucionario; salvar al sistema que ellos llaman socialista es más importante que salvar a las personas que han de vivir en él.

Y el mensaje cala, cuando preguntas a los cubanos qué hay que hacer, la mayoría coincide, ¡más control!, paradójicamente, en la economía más controlada a nivel universal lo que se necesita es: más control.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *