Mas de 200,000 enlaces a la prensa Cubana . Miles de visitantes diario. Necesitamos un servidor mas fuerte. Ayudanos por favor.


Calendar
June 2018
MTWTFSS
« May  
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Manuel Corona: el bardo de la canción cubana

Nos enseñó el romance como ineludible para entregar el corazón, perteneciente a la estirpe de los grandes bardos de la trovadoresca cubana, ocupa sitio de honor en la cancionística tradicional del pasado siglo

Manuel Corona: el bardo de la canción cubana

Por: Ana Margarita Sánchez Soler  asanchez@enet.cu

Perteneciente a la estirpe de los grandes bardos de la trovadoresca cubana, Manuel Corona ocupa por derecho propio un sitio de honor en la cancionística tradicional del pasado siglo, cuya repercusión perdura en el alma de la nación.

Cultivador insigne, su nivel de composición se integra a lo mejor de un repertorio que supo aprovechar diversos ritmos y estilos: guaracha, tango, son, canción, a la vez que logró imbricar su personal manera en la de un movimiento trovadoresco que ya venía echando raíces en el panorama de la música cubana más auténtica del momento.

Nacido un 17 de junio de 1887 en Caibarién, su vida estaría signada por episodios de puro romanticismo juglaresco que harían de su figura un personaje emblemático y fascinante para muchas sensibilidades y, en primer lugar, para la mujer a quien dedicó un sinnúmero de temas, muchos de ellos inmortalizados a través de sus nombres: Mercedes, Santa Cecilia, Isabel, Longina; rostros que irían modificando su fisonomía con el paso del tiempo en las mentes de sus contemporáneos que al escucharle recreaban las historias oídas en “bares y cantinas” con estremecedora pasión.

En sus años iniciales como músico, guitarrista y compositor de un grupo sonero de los barrios de La Habana, se integra luego a la fundación de uno de los primeros sextetos capitalinos de son; experiencia que le permitió adquirir conocimientos imprescindibles en su obra musical.

Entre 1900 y 1920, Corona realizó su producción más destacada por la cantidad, calidad y variedad de géneros musicales. De esa época destacan Mercedes, Aurora, Animada, Contrapunto, Mi pecho y mi alma, y las que lo hicieran más famoso: Longina y Santa Cecilia.

Ningún cubano que hoy tenga más de 40 años habrá olvidado las composiciones de Corona. Santa Cecilia era de las preferidas en muchas casas y su ritmo lánguido subía y bajaba lentamente en la recreación de los apacibles domingos habaneros compartidos en familia, casi siempre en las mañanas.

Por tu simbólico nombre de Cecilia,
tan supremo que es el genio musical…

De aquella época son también otras canciones que alcanzaron reclamo: Mercedes, Adriana, y una guaracha titulada Acelera, Ñico:

Acelera, Ñico, acelera,
acelera y ponte en primera…

Pero sobre todas, Longina, hermana gemela de Santa Cecilia. De modo que no puede hablarse de una sin que la otra nos venga en seguida a los labios:

En las sensuales líneas
de tu cuerpo hermoso
hay un tema que destaca
sensibilidad…

Manuel Corona amó intensamente y ofreció a sus amigos todo el afecto del que era capaz. Sin embargo, la vida no premió su entrega incondicional ni sus inspirados textos con el mismo amor que él entregaba al mundo.

Pese a los éxitos alcanzados y la gloria obtenida, el admirado músico enferma a una edad avanzada y prácticamente es olvidado. Débil y sin recursos es acogido en un cuartito del cabaret donde trabajaba entonces. Como otros músicos de la época y artistas de todas las edades, su vida da un giro violento al verse solo y sin afectos casi al final de una existencia fértil para tantos que conocieron la dicha del amor a través de sus memorables canciones.

Evocarlo hoy es un deber y un honor hermoso. A través de él nuestros padres amaron la vida y sostuvieron ilusiones que luego traspasaron a sus hijos. A través de Corona el amor era posible en sus letras inspiradas y los novios creían en la sed del cariño como necesario ingrediente para el acercamiento erótico.

Nos enseñó el romance como ineludible para entregar el corazón: sabia lección para quienes hoy ignoran o intentan desconocer los latidos de su alma porque, o no la conocen, o prestan oídos sordos a las melodías de Corona.

Otros defienden su legado mostrando sus virtudes como amantes capaces de una ternura a prueba de todo, incluso de la muerte.

Esos amantes todavía existen. Y Manuel Corona los anida.

?

 

La entrada Manuel Corona: el bardo de la canción cubana aparece primero en Radio Metropolitana.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *