Mas de 200,000 enlaces a la prensa Cubana . Miles de visitantes diario. Necesitamos un servidor mas fuerte. Ayudanos por favor.


Y se puso la camisa verde chillón

Un conocido periodista advert?a, en una conferencia reciente, que la imagen es decisiva a la hora comunicar un mensaje ante cualquier p?blico. Si el nudo de la corbata es err?neo, si lleva la misma ropa siempre, el comunicador pierde credibilidad, porque supuestamente en eso se fijan sus espectadores. Si el axioma se cumpliera cabalmente, entonces una parte de los conferencistas, profesores, locutores, presentadores de la TV cubana y de otros medios, as? como otras figuras que tienen una proyecci?n social en espacios p?blicos tendr?an, si acaso, un m?nimo de esa valiosa influencia sobre quienes presencian y escuchan sus alocuciones.

Pero no es solo un nudo equivocado, o un rizo rebelde, rostros perlados de sudor o un mal d?a del sastre escogido. ?Qu? decir del color del vestuario?? A veces se abusa de tonos extravagantes, de llamativos colores de camisa o blusa, sin tener en cuenta el contenido de lo que se dice.

Alguien que conozco sufre especialmente con un conductor al que apod? ?el rey de las corbatas?, porque las usa en combinaciones, seg?n dice, ?aterradoramente innovadoras?.

Me pregunto: ?qu? criterio est?tico puede haber detr?s de la decisi?n de usar una camisa negra con corbata blanca, o, en el mismo orden de atuendo, combinaciones amarillo-negro, rojo-negro, amarillo-amarillo claro?

Cuando sucede esto, entonces s? podemos decir que el vestuario se roba la atenci?n (toda o casi toda) del p?blico. ?C?mo quitar la vista de un presentador vestido con jeans, camisa verde y corbata marr?n? Y mientras uno se cuestiona porqu? sucede, o si no habr? ah? un asesor de vestuario, ah? va corriendo el mensaje que se quiere transmitir como arroyo silencioso y no nos enteramos, o nos enteramos mal.

La est?tica es fundamental no solo para un comunicador medi?tico, sino tambi?n en cada lugar de la vida com?n de las personas. A un restaurante, un teatro, un cine, no es aconsejable ir en shorts y camiseta. Cada espacio requiere de un vestuario espec?fico, ?nico para el momento, m?s sobrio o m?s elegante, sencillo en general.

La persona puede tener un estilo propio en la forma de vestir, en su apariencia; pero deber?a adem?s conservar algo de sentido com?n, reconocer el momento oportuno y pensar en que ha de resaltar m?s por la calidad de su mensaje, que por lo colorido de su atuendo.

Quienes comunican en espacios p?blicos son referentes para todos, y nuestro pa?s, alejado de las tendencias del infotainment y los sistemas medi?ticos que unen noticias, mercado y banalidad, tiene excelentes ejemplos en tal sentido. Pero cuando vemos a determinados malos ?magos? del color y sus combinaciones, uno sospecha que desconocen, y ni les interesa saber, el verdadero valor de la sobriedad.

Hay dos figuras que desde ni?o me llamaron la atenci?n porque mis padres, de cierta forma, los veneraban: Eduardo Dimas y Jos? Rubiera.? Ellos, sin ser completamente apuestos, lejos de una forma f?sica ideal y de las tendencias de la moda, hallaron el camino: sobrios, conocedores, claros en el discurso, abarcadores y convincentes. Sin colores extravagantes, sin pantalones ajustados, sin peinados a lo ?repa?.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *