Mas de 200,000 enlaces a la prensa Cubana . Miles de visitantes diario. Necesitamos un servidor mas fuerte. Ayudanos por favor.


El decreto 349 pretende convertir a los artistas en una mierda

Irina Echarry

La obra El arresto de Luis Manuel Otero Alcántara el 22 de julio, de 2018.

HAVANA TIMES – No llegaron juntos, cada uno tenía un horario y una función: comprobar que todo estuviese tranquilo, embadurnarse de excremento, documentar el hecho. La acción sería muy básica: una vez cubierto de mierda enarbolar un cartel: “Arte Libre. No al decreto 349”, esto, en la escalera del Capitolio. Pero no sucedió así, a pesar de que todo estaba en secreto precisamente para que no se filtrara.

La policía se llevó a Luis Manuel Otero Alcántara, a Amaury Pacheco y a Soandry del Río. Luego también cargaron con Iris Ruiz. Sin embargo, la indignación hizo que Yanelys Núñez decidiera involucrarse más directamente. Cuando vio cómo se llevaban a Luis, cómo lo metían a empujones en la patrulla, se untó el excremento, agarró el cartel y empezó a caminar. Se lo llevan pero la acción se hará, pensó. Cruzando la calle le tumbaron el cartel, llegó al Capitolio tan molesta que comenzó a hablarle a quienes estaban sentados en la escalinata. Fue un impulso, con nervios, incomodidad, dolor, furia. Nadie se inmutó, todos escucharon tranquilos, como hipnotizados.

La protesta

La protesta no es solo contra el decreto. Estos artistas están esperando respuesta a una carta abierta que entregaron en la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, la Asociación Hermanos Saíz, el Consejo Nacional de las Artes Plásticas y el Ministerio de Cultura. La carta aboga por evitar la censura y el acoso a los que tienen una manera de hacer diferente a lo que la institucionalidad admite, y en ella piden una reunión pública con todos los interesados en el futuro de la política cultural del país. Aguardando la respuesta a la carta llega el decreto con un mensaje muy claro: los artistas que estén al margen de las instituciones no van a trabajar en Cuba. Es eso lo que los enfurece y los llena de impotencia, por eso decidieron hacer la acción.

Cubierta de mierda, ante la mirada de muchos, Yanelys exigió respeto, pidió una reunión con el ministro de cultura y reclamó su derecho a trabajar en su país; es una profesional, no una delincuente.

El decreto

El decreto 349 da luz verde a la censura, es una buena herramienta para controlar estrictamente las presentaciones de músicos y artistas. Las infracciones podrán ser consideradas graves o muy graves; mediante multas, decomisos o el retiro de la licencia se amenaza a los trabajadores por cuenta propia para que no contraten a ningún artista sin la aprobación del Ministerio de Cultura.

Yanelys Nuñez

El decreto también sanciona a los pintores o artistas que vendan sus obras sin autorización estatal; a los músicos que comercialicen su arte sin el consentimiento de su agencia de contratación o del propio Ministerio de Cultura; a quienes proyecten audiovisuales que contengan escenas de violencia, pornografía, lenguaje sexista o vulgar, hagan un “mal” uso de los símbolos patrios o tengan mensajes discriminatorios.

Serán sancionadas las entidades estatales o negocios privados cuya programación incluya presentaciones artísticas o musicales que promuevan la violencia con lenguaje vulgar, obsceno, sexista y discriminatorio. La literatura no escapa de esta cruzada y se prohíbe vender libros que incluyan contenidos que dañen los valores éticos y culturales.

La política cultural

Los ingenuos pueden pensar que el decreto solo es parte del ordenamiento de las actividades en el sector privado, o que sirve para regular indisciplinas que hace rato molestan, sin embargo, muchas personas del mundo del arte no están de acuerdo, sienten que el artista se queda sin derechos. Y si el artista no tiene lo mínimo que es la posibilidad de crear con libertad, ya no tiene razón de ser.

En la tarde del domingo Amaury y Soandry fueron liberados con multas de 30 pesos por desorden público, Otero Alcántara continúa en el Vivac.

Yanelys asegura que esta nueva política cultural pretende convertir a los artistas en pura mierda. Ahora la pregunta es: ¿Se va a permitir?

?


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *