Mas de 200,000 enlaces a la prensa Cubana . Miles de visitantes diario. Necesitamos un servidor mas fuerte. Ayudanos por favor.


Etecsa desprotege y estafa a sus clientes

Kabir Vega Castellanos

HAVANA TIMES – Ya hace mucho tiempo que el Estado rebajó el costo de acceso a internet, de 2 CUC, el precio inicial, a la mitad (1 CUC). Aunque el público se había ilusionado con que el costo siguiera bajando, ha permanecido así.

Tan solo 10 de horas de ese servicio significan 10 CUC, lo que representa el tercio del sueldo mensual de algunos cubanos en la Isla. Si añado mi propia experiencia de cuando trabajé para el ESPINDER durante mi Servicio Militar Obligatorio, el salario consistía en 220 pesos (alrededor de 9 CUC) en moneda nacional al mes, lo cual no era suficiente ni para pagar ese corto tiempo de una necesidad tan básica que se le ha restringido al pueblo cubano durante décadas.

Cuando se trata de un servicio tan caro, uno solo puede esperar dos cosas: calidad y seguridad.

El primero nunca estuvo en duda, con increíble eficiencia le brindan al cliente el servicio más malo. Conexión lenta e inestable, las ventanas abiertas se atascan mientras el reloj de la derecha (el que contabiliza el saldo disponible), corre a perfecta velocidad.

El segundo no resultó muy diferente. Los usuarios que se conectan en lugares públicos están expuestos a constantes robos por hackers.

Como protección al conectarse, los funcionarios sugieren estar al tanto de que el portal al que se acceda diga Etecsa y no Eteesa, que al parecer es la página replicada y por la cual se roba a los usuarios en zonas Wifi.

El esposo de una amiga, al conectarse desde un punto Wifi, descubrió que el saldo estaba en cero. Ella tenía unas 6 horas disponibles. Un colega se quedó con la cuenta en cero dos veces, solo por conectarse frente al complejo cultural La Guayabera, en Alamar. Por evitar ese riesgo, aún teniendo una cuenta de acceso a Internet, muchos clientes prefieren hacerlo a través de tarjetas, que no siempre están a la venta.

¿Desde dónde operan esos depredadores cibernéticos? Desde casas o locales inmediatos a los puntos Wifi, o desde las oficinas de Etecsa? Lo único cierto es que sus delitos jamás son condenados y muchos menos son indemnizadas las víctimas.

Después de todo somos un pueblo etiquetado de “Offline”. No disponemos de leyes o mecanismos que protejan a los ciudadanos en casos de pérdida. No importa cuánto sacrificio signifique esa pérdida, para el cliente o para la persona que hace la recarga desde el extranjero.

La única seguridad que puede conseguir la persona es usar el navegador ATK que, de no de tenerlo, deberá buscarlo por su cuenta, ya que Etecsa lo propone como solución pero ni siquiera ofrece la aplicación.

Sin embargo, hay una brecha muy sensible entre “no cuidar al cliente” y “robarle”. Las estafas no se reducen a los robos cibernéticos en las áreas públicas.

Por precaución yo solo me conecto desde la sala de navegación de la propia sede de Etecsa, en Alamar. Hace unas semanas recibí una recarga de 10 CUC a mi cuenta nauta, gracias a la amabilidad de una tía que vive en el extranjero. Días después el editor de ese sitio me hizo una recarga similar.

La segunda recarga jamás entró y cuando expliqué lo qué pasaba a una empleada de la sala, me dijo que la persona que la había puesto debía enviarme un ID para reclamarla aquí.

Cuando lo hice, la respuesta fue que ya había recibido la segunda recarga y además la había consumido. Me mostraron incluso un registro muy conveniente con todas mis conexiones y el tiempo que empleé en el acceso sumando en total un saldo de 9 horas, exceptuando la hora que me quedaba, exactamente, pero de la recarga que había hecho mi tía.

Luego de aclarar que esa hora restante era de la recarga anterior, como las 9 consumidas, me pidieron el Carnet de identidad y un número de teléfono. Con todos los datos formularon una queja por escrito informándome que esta se enviaría a la empresa y procederían a hacer una investigación.

Hasta ahora no he recibido ninguna llamada de Etecsa. Cuando expliqué que necesitaba esa recarga para conectarme por asuntos de trabajo, la respuesta fue: “Pero usted puede recargar también desde aquí”.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *