Mas de 200,000 enlaces a la prensa Cubana . Miles de visitantes diario. Necesitamos un servidor mas fuerte. Ayudanos por favor.


Calendar
November 2018
MTWTFSS
« Oct  
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930 

Artista… hasta el último aliento

sancti spiritus, cultura, museo de arte colonial, artes plasticasPaula Betancourt dedició decir un hasta luego el pasado 31 de octubre, aún con muchas tareas pendientes por cumplir. (Foto: Tomada del perfil de Facebook de Ana Betancourt)

Cuando La casita azul, programa televisivo infantil de 1957, le dio imagen a la pintura sobre cartulina hecha por la niña Paula Betancourt León, quizá pocas personas visionaron el futuro vinculado a la cultura de aquella adolescente delgaducha que prefería los pinceles antes que salir a correr por las calles de la añeja ciudad.

Fue ese el principio de años dedicados con placer a ofrecer colores a lo que tocara con las manos; a una pasión desmedida por el patrimonio espirituano; a múltiples investigaciones que son guías de estudio sobre procesos socioculturales; a eventos que sobreviven, a pesar de los complejos tiempos.

Y es que a Paula Betancourt, egresada de la primera promoción de la Escuela Nacional de Arte, en 1967, en la especialidad de Artes Plásticas, le tocó, tras su regreso a casa, asumir retos importantes dentro de la vida cultural que se ajustaba entonces a nuevos códigos, a semejanza de su contexto histórico.

Fue por ello que aceptó la responsabilidad de ser técnica en el Museo de Arte Colonial cuando abrió sus 100 puertas por vez primera; labor que la enamoró hasta la médula. Tanto fue así que se convirtió en voz autorizada de la museología yayabera.

Inluso, prefirió transgredir los circuitos cerrados y confeccionó más de 30 artícuos relacionados con colecciones museables, apreciación de las artes plásticas, importancia de los monumentos y los sitios históricos…

Y es que Paula Betancourt no encontró límites para echar a volar cuantos sueños creativos llegaban a su cabeza. Bien lo saben quienes la acompañaron en la génesis del Salón de Artes Plásticas Oscar Fernández Morera, en 1982, que luego devino espacio más relevante de esta manifestación en la provincia.

Exposiciones individuales y colectivas, tanto dentro como fuera de los perímetros espirituanos, contaron con su maestría, distinguida por la defensa a ultranza de lo más autóctono, de la estética fiel y la autenticidad; máximas aprendidas al erigirse, durante varios años, como restauradora de pintura de caballete de obras de reconocidos creadores nacionales e internacionales.

Pero tanto mundo interior inquieto le quedó chiquito para su expresión en el panorama de las artes visuales. A fin de expresarse recurrió a la música como integrante del Coro Provincial de la Central de Trabajadores de Cuba y solista de la Brigada de Instructores y Profesores de Arte Raúl Gómez García, así como en la confección de apuntes literarios que aún buscan el camino para ver la luz.

Como ironías del destino, Paula Betancourt dedició decir un hasta luego el pasado 31 de octubre, aún con muchas tareas pendientes por cumplir: un libro, listo para publicar; apuntes que conformarían otro; su anhelo de ver ecuestre a Serafín Sánchez y creaciones bajo el auspicio del Fondo Cubano de Bienes Culturales.

Pero solo es un hasta luego porque su persevarancia en el panorama cultural la inmortaliza en cada huella dejada en instituciones, sitios patrimoniales, eventos, estudios…, pasiones todas que la oxigenaron hasta el último de sus alientos.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *